EITIColombia es un elemento estructural para el relacionamiento territorial de las empresas

EITIColombia es un elemento estructural para el relacionamiento territorial de las empresas

 

Bogotá, septiembre de 2019. EITIColombia conversó con Eduardo Lozano, gerente de Relaciones Externas de Equión Energía, empresa adherida al estándar, sobre los avances de la iniciativa en el país y su importancia como una herramienta estructural para el fortalecimiento de las relaciones entre las empresas y las comunidades.

Las oportunidades que hay en la implementación del requisito de ‘beneficiarios reales’ y las consultas populares como mecanismos legítimos de participación ciudadana, también fueron temas de agenda para el abogado experto en temas de responsabilidad social empresarial y sostenibilidad.

 

¿Por qué la compañía decidió unirse a EITIColombia?

Equión decidió unirse a la iniciativa porque los principios sobre los cuales se estructura EITI Colombia están alineados con los de la compañía que está enfocada en generar relaciones humanas confiables y transparentes. La empresa ve un alto valor en la alineación de propósitos y creemos que es una herramienta muy útil para mejorar las relaciones de confianza en un escenario coyuntural tan polarizado entre la sociedad civil, la industria y el Gobierno Nacional.

 

 ¿Cómo ha impactado la iniciativa en los objetivos de la compañía?

Sentimos que ha influido positivamente en aspectos relacionados con la divulgación de lo que la compañía está pagando comprometidamente al Estado como parte de su operación. Ha sido muy importante asegurarnos que toda la información relacionada con nuestra operación sea de dominio público y valoramos la documentación y articulación de la información del sector. 

Logrado lo anterior, tenemos la convicción que EITIColombia debe ser visto por las empresas como un elemento estructural para el relacionamiento territorial, por lo que se debe pasar de la publicación de datos a una fase en la que el estándar se convierta en un eje estratégico de fortalecimiento institucional.

Están representados en el Comité Tripartito Nacional –CTN de EITIColombia por la Asociación Colombiana de Petróleo – ACP ¿Cuáles son los principales temas entre el gremio y las compañías relacionados con la iniciativa?

Los principales temas tratados entre la ACP y las empresas que hacen parte de EITIColombia están enfocados en la necesidad de masificar la iniciativa en las regiones y en asegurar que está información traspase las fronteras de los reportes y se convierta en una herramienta útil para el público en general.

Desde el punto de vista estructural, creemos que terminará convirtiéndose en la mejor fuente de datos para enfrentar el debate público y más en esta industria que mantiene una agenda tan  activa en los diferentes sectores de la sociedad.

 

Colombia fue el primer país validado por EITI Internacional con un ‘progreso satisfactorio’ ¿Cómo cree que esto podría incidir en la inversión y la reputación del sector a corto plazo? 

Obtener una calificación de esta naturaleza le mostró a los inversionistas y el mundo en general que Colombia es seguro para invertir y que en la industria extractiva nacional se está combatiendo cualquier fenómeno de corrupción. 

Sin duda la valoración por parte de la Secretaría Internacional de EITI envía un mensaje de confianza que favorecerá y fortalecerá las inversiones en la industria en los próximos años.

 

¿Cómo ve la compañía la implementación de ‘beneficiarios reales’ exigido por EITI Internacional?

Vemos la solicitud de ‘beneficiarios reales’ con optimismo. Creemos que es importante que estas figuras sean identificadas para avanzar en temas de transparencia, en especial para saber quiénes se están beneficiando de los recursos del sector en los municipios y/o zonas rurales.

Colombia ha sido muy juiciosa en mostrar el capital que llega a los departamentos producto de la actividad minero energética a través de la página de regalías (https://www.sgr.gov.co/). Por lo tanto, si se logra visibilizar a las personas que se benefician de los pagos obligatorios y otros rubros relacionados con la responsabilidad social empresarial, cadena de valor y pagos ambientales que hacen las empresas del sector, se facilitaría el trabajo que la sociedad o los interesados están haciendo actualmente para establecer la ruta de dichos recursos que lucen etéreos.

 

¿Cómo ve el futuro de la industria extractiva en Colombia?

El futuro de la industria es promisorio y tiene muchas posibilidades, pero hay que fortalecer el trabajo en la licencia social para operar en el sector. 

Las empresas están llamadas a hacer un reconocimiento de sus grupos de interés e incluirlos dentro de sus planes estratégicos. Hay que mantener el diálogo constante con las comunidades, fortalecer el capital social y la transparencia. EITIColombia es una herramienta muy valiosa y de primer orden para cumplir con estos objetivos. 

 

¿Cómo ven desde la industria la coyuntura de orden público o conflicto armado que viven algunos municipios con actividad extractiva en este momento? 

Por supuesto que en la industria y en la sociedad en general hay gran preocupación por el reciente anuncio de retoma de armas de algunos individuos al margen de la ley. Sin embargo, debemos confiar en las instituciones y en su actuar conforme con el Estado de Derecho. 

No nos cabe duda que el Gobierno Nacional realizará todas las acciones para garantizar las condiciones de tranquilidad necesarias, tanto para las poblaciones, como para las empresas operadoras de este sector.

 

¿Cree que la diversificación productiva en Colombia se dará pronto?

Sí. Colombia viene apostándole de manera importante a otros sectores, solo que el proceso de transición va a ser más lento de lo esperado. Hay enorme potencial en sectores como el turismo que seguramente veremos repuntar, en la medida en la que tengamos paz en las regiones y ofertas organizadas y atractivas.

 

¿Por qué cree que las comunidades se siguen oponiendo a la actividad extractiva a través de las consultas populares?

Hay mucha desinformación y algunos se aprovechan de eso. Las consultas populares son mecanismos legítimos de participación ciudadana y eso hay que respetarlo. Aquí lo importante es asegurar que la utilización de este mecanismo cumpla con todos los requerimientos de orden legal pero más aún, que la ciudadanía en general y las comunidades estén debidamente informadas objetivamente de todos los aspectos ambientales, sociales, económicos y operacionales de la industria. Dicho de otro modo, si algún ciudadano no está de acuerdo con las actividades de la industria es preferible que primero se informe bien y, repito, objetivamente y en segundo lugar que haga uso de los mecanismos que para tal fin están dispuestos en la Constitución y la Ley pero, en cualquier caso, que no se haga uso de las vías de hecho, paros o bloqueos para visibilizar sus preocupaciones o desacuerdos, Aquí hay un desafío para el gobierno y la industria que consiste en seguir fortaleciendo el diálogo social e institucional, la transparencia y los canales de comunicación, puntos que pueden ser canalizados a través de EITIColombia.